Encerrar el tiempo II

Edward Weston, Woodlawn Plantation, Louisiana, 1941

 

Evans se había dirigido hacia el sur y el oeste desde la costa este; Weston se dirigió hacia el este desde el Pacífico.  Una especie de encuentro se había producido algunos años antes cuando Weston fotografió un viejo edificio con las palabras «Photo Studio» pintadas sobre su fachada descolorida.  Como si no fuera suficiente coincidencia o saludo tácito la fotografía resulta estar titulada «Galería del juez Walker, Elk, 1939″ (mi cursiva).

El encuentro definitivo tuvo lugar en Louisiana donde Weston fotografió la casa de la Belle Grove Plantation que Evans había fotografiado seis años antes.  Evans la consideraba «el ejemplo más sofisticado de vivienda neoclásica del país», y Weston claramente compartía su entusiasmo.  Cada uno repitió viaje para fotografiar allí, Evans en Marzo de 1935, Weston en Agosto de 1941.

Evans, con treinta y un años en aquel momento, había venido con una mujer que acababa de conocer: Jane Smith, una pintora de veintidós años, casada con Paul Ninas (también un artista).  Mientras estaban en Belle Grove, Evans sacó una foto de ella sentada junto a una gran columna de piedra.  «Cuando hizo esa foto», escribe Belinda Rathbone, «ya estaba enamorado de Jane».  Se hicieron amantes, y tras el divorcio de Jane, se casaron en 1941, el año en que Charis y Weston aparecieron por Belle Grove.  La ironía es doble.  Mientras Evans estaba allí se encontró en la clásica situación de Weston: fotografiando y enamorándose de una hermosa mujer casi diez años más joven.  Poco antes de que ellos llegaran allí los Weston — que para entonces ya llevaban siete años juntos — tuvieron una breve pero explosiva pelea.  Se reconciliaron muy pronto; sólo fue más tarde que Charis entendería «qué gran abismo se había abierto entre nosotros» en ese momento.  El matrimonio de los Evans duró hasta 1955, hasta que Jane llegó a lo que podríamos llamar el veredicto Larkin sobre su marido: «demasiado egoista, introvertido / y que ama fácilmente por aburrimiento».

He comprimido la historia de estas dos relaciones dejándola en sus elementos esenciales, reduciendo varios años a unas pocas frases.  La justificación es que, desde la perspectiva de la Belle Grove, una década bien pudiera ser cuestión de minutos.  Sin sus dramas humanos, seis años, la diferencia entre 1935 y 1941, entre el feliz comienzo de una relación y el principio de su lento deterioro, no es nada prácticamente.  Desde este punto de vista Evans estaba dentro fotografiando la habitación del desayuno mientras Weston estaba fuera, fotografiando el exterior.  La misma pregunta vuelve una y otra vez: ¿cuánto dura una coincidencia?

Cuando pienso en esa vista exterior la foto que me viene a la cabeza es realmente la de otra casa de plantación que Weston fotografió temprano, el día de su primera visita a Belle Grove.  Era en Woodlawn.  Y aquí es donde Weston tomó la mejor de sus fotografías «Evans». La casa tiene una fachada de columnas clásicas pero es evidente que está en ruinas (una parte parece haber sido convertida en granero).  A la izquierda un árbol casi alcanza la parte superior del encuadre: la naturaleza continúa floreciendo después de que el edificio hecho por el hombre se haya convertido en una reliquia de su antiguo esplendor.  Los edificios se inclinan diagonalmente.  Un coche está aparcado entre dos columnas, justo frente a la puerta principal, haciendo que el lugar parezca un aparcamiento absolutamente dilapidado pero todavía grandioso.  (Cuando pienso en Weston fotografiando el exterior de la Belle Grove esta es la foto que primero me viene a la mente y — aplicando el principio de compresión temporal alentado por las ruinas — a menudo creo que el coche es el de Evans […]

— Geoff Dyer, The Ongoing Moment

Deja un comentario