Obscenidades

Nobuyoshi Araki, Obscenities, 1994

Nobuyoshi Araki, Obscenities, Tokio, Japón, 1994

Hasta principios de los años noventa en Japón estaba prohibido publicar imágenes del vello púbico.  Recuerdo tener en mis manos algún ejemplar de la revista Playboy editada en Estados Unidos que, a la venta en Japón, se encontraba con sus fotografías retocadas a mano con una cuchilla.

Nobuyoshi Araki, Obscenities, 1994

Hacia 1970, una de las primeras exposiciones del fotógrafo Nobuyoshi Araki consistió en fotografías de los genitales femeninos desde tan cerca que no se veía ningún pelo.  Las fotos, ampliadas a gran formato en la fotocopiadora de su empresa, se expusieron en una fábrica de tallarines y, debido al calor y la humedad reinantes, tenían que ser repuestas cada poco tiempo.

Nobuyoshi Araki, Obscenities, 1994

Es obvio que cumplía con la letra de la ley, pero no su espíritu; y Araki, erotómano perdido, se pasó dos décadas peleando con las autoridades por culpa de sus fotografías.  Esta pelea, con sus censuras y arrestos, le llevó a ser el fotógrafo más popular de Japón, donde lleva editados más de trescientos libros.

Nobuyoshi Araki, Obscenities, 1994

En 1994 se publica esta edición especial de la famosa revista japonesa Déjà-vu, donde se enfrenta directamente con el tema de la censura.  En lugar de dejar que sus fotos sean rasgadas por otros, es él el que ataca con una cuchilla las diapositivas, censurando todo, pues todo es obsceno.  Todo.  Flores, zapatillas, nubes, ojos, aceras, coches, comida, luz…

Nobuyoshi Araki, Obscenities, 1994

Es un acto radical, exagerado, que hace irrelevante cualquier otra discusión sobre la fotografía de Araki.  Aquí no hay lugar para hablar de feminismo, de subjetividad, de Shi-shōsetsu, de exponer más de veinte carretes de fotos al día, de cómo toda fotografía de Araki es en realidad pornográfica…

Nobuyoshi Araki, Obscenities, 1994

En este trabajo lo único que se ve, lo que sangra, son los cortes sobre la emulsión, que ponen de manifiesto la fragilidad última de la imagen fotográfica, apenas sostenida en esa leve película de gelatina y plata delicadamente adherida sobre el celuloide.  El mundo que imaginamos ver apenas se sostiene.

Nobuyoshi Araki, Obscenities, 1994

Nobuyoshi Araki lo explica en el texto:

La fotografía revela.
Revelar es obsceno.
La fotografía esconde.
Esconder es obsceno.

Hacer fotos es obsceno.
Ser fotografiado es obsceno.
Mostrar fotografías es obsceno.
Mirar fotografías es obsceno.
No mostrar fotografías es obsceno.
No poder mirar fotografías es obsceno.

Las cosas obscenas no existen. Los actos obscenos existen.

Las fotografías obscenas son actos.
Las fotografías obscenas son relaciones.
Las fotografías son obscenidades.

Las obscenidades son hermosas.

Nobuyoshi Araki, Obscenities, 1994

Nobuyoshi Araki

Obscenities

Número especial de la revista Déjà-vu, 15 de agosto de 1994;

editado por Photo-Planéte Co., Ltd., en Tokio, Japón;

48 páginas incluyendo las cubiertas; 228×297 mm.; texto en inglés y japonés;

ISBN 4-309-90126-3

Nobuyoshi Araki, Obscenities, 1994

Además, te puede interesar

 

5 comentarios en “Obscenidades

  1. El gran Araki, siempre dispuesto a sacar una foto de su chistera de mago para mover esa línea que separa lo erótico de lo porno… raya las flores por si alguien no se ha dado cuenta de sus connotaciones sexuales… en una entrevista donde le preguntaban sobre ciertas fotos publicadas en una revista de ámbito nacional el mago se sacho de su chistera unas nuevas palabras y las denominó “soft porno”, para no cometer ilegalidad, para no defraudar a sus seguidores.

  2. Si no recuerdo mal la primera exposición de Araki en occidente fue en Austria a principios de los años noventa. Gran parte de los textos del catálogo se dedicaban a intentar justificar la misoginia y pornografía aparentes de las fotos. Se enfatizaba mucho que tantas mujeres quisieran ser retratadas por el maestro, que se reconocían a sí mismas mucho mejor en esas fotos que en las más tradicionales…

  3. Ja, ja, ¡qué cosas hay que ver y leer! La clase bien tiene sus obscecadas obseciones en la genitalidad. Bueno, a lo que iba, aclaración, lo “obsceno” es aquello que está fuera de la escena e infrecuente.
    Y las espigas en la pelvis ¿qué son, alfileres o púas metálicas, para el masoqueo?

  4. Gracias¡¡mil¡¡disparos¡¡digo mil¡¡mas muchos mas¡
    millones de disparos,de cámara,y sean todos lo que
    buscais:
    obscenos o no;
    hermosos¡¡¡¡
    gracias

Deja un comentario