Mi nombre es Nadie

Anónimo, Vol I, noviembre de 2013

Anónimo, Sin título (Vol I), noviembre de 2013

Anónimo, Vol I, noviembre de 2013

Anónimo, Vol I, noviembre de 2013

Anónimo, Vol I, noviembre de 2013

Anónimo, Vol I, noviembre de 2013

Anónimo, Vol I, noviembre de 2013

Anónimo, Vol I, noviembre de 2013

Anónimo, Vol I, noviembre de 2013

Anónimo, Vol I, noviembre de 2013

Anónimo, Vol I, noviembre de 2013

Anónimo, Vol I, noviembre de 2013

La edición de un libro de fotografía es un proceso complejo en el que intervienen muchos elementos. No sólo es la fotografía, sino que también el diseño, la encuadernación, la elección del papel y de la tinta, la impresión, el texto, la tipografía… Los verdaderos aficionados — hoy en día hemos incorporado al habla alguna palabra extranjera que designa con mayor precisión este tipo de individuo, pero dejemos el agua correr — son capaces de rastrear en el libro los diferentes talleres, artistas y artesanos involucrados en su producción.

Eso es lo normal, pero todo territorio tiene sus esquinas — esos lugares a los que no llega bien la escoba cuando se barre — y en ellos se encuentran, como olvidados, algunos objetos peculiares.

El libro que aquí tenemos es la pesadilla del bibliotecario profesional. Observando con cuidado la sobrecubierta no se adivina el nombre del autor. Anónimo, entonces. ¿Y el título? Un simple y enigmático Vol I adorna el lomo. ¿Será el título? Quién sabe. ¿Habrá por ahí un Vol II, un Vol III? Todo son preguntas. No hay respuestas. ¿El editor? ¿El impresor? Desconocidos.

En la portada, una pequeña imagen en la esquina superior izquierda en la que vemos a James Joyce con aspecto de desesperado en el sur de Francia en 1922; en una solapa, Hunter S. Thompson fumando un cigarrillo y en la otra Claude Monet también fuma mientras contempla su jardín en Giverny, el 27 de Agosto de 1905; en la contraportada, Rudolf Nureyev en su apartamento de París.

En el interior una serie de fotografías de artistas, una por página, a cual más interesante. Andy Warhol con Salvador Dalí en el Hotel St. Regis de Nueva York, Robert Frank fotografiado por Walker Evans en Nueva Escocia, Jane Fonda tirando con arco, autorretrato de perfil de Marcel Duchamp. También aparecen algunas obras de arte, fotografías de espacios o instalaciones, posters cinematográficos, e incluso alguna foto de algún libro.

Es una selección delicada y sorprendente. Parece un catálogo, o el álbum de recortes de un aficionado al arte, o quizás, dado el mundo en que vivimos, el resultado de una búsqueda en google. Algunas de las imágenes aparecen extrañamente pixeladas. Quizás sea una pista…

Al final del libro hay un índice alfabético de los pies de página, y una escueta nota en letra pequeña informa que es una edición de un ejemplar, publicado en noviembre de 2013. ¿Es esto un realmente un libro o sólo la maqueta para un sueño imposible?

Anónimo

Sin título (Vol I)

editado no se sabe dónde, por no se sabe quién;

publicado en noviembre de 2013; edición de 1 ejemplar; 235 × 161 mm.; 436 páginas;

encuadernado en cartoné forrado en tela con sobrecubierta ilustrada

Además, te puede interesar

1 comentario en “Mi nombre es Nadie”

Deja un comentario