Hoy

Ángela Losa, Hoy, maqueta, 2014

Ángela Losa, Hoy, maqueta, 2014

Ángela Losa, Hoy, maqueta, 2014

Ángela Losa, Hoy, maqueta, 2014

Ángela Losa, Hoy, maqueta, 2014

Ángela Losa, Hoy, maqueta, 2014

Ángela Losa, Hoy, maqueta, 2014

Ángela Losa, Hoy, maqueta, 2014

Ángela Losa, Hoy, maqueta, 2014

Ángela Losa, Hoy, maqueta, 2014

Hoy he enviado 37 mensajes de whatsapp. Unos cuantos más por privados y comentarios de facebook. Varias menciones por twitter. Unos 20 minutos de conversación física con otras personas, 22, si contamos los buenos días y hasta luegos, con sus alusiones al tiempo que hace.

La manera en que nos relacionamos ha cambiado tanto en los últimos años que poco podemos adivinar sobre sus efectos a largo plazo en nuestra sociedad, lo más que podemos intentar entender es cómo estamos ahora, hoy, esta mañana, hace un segundo.

Ya no hay tiempo para recordar ni para pensar en el futuro, todo es ahora. Todo está ocurriendo exactamente cuando estás leyendo esto, ni antes ni después. Y todo queda registrado en las múltiples plataformas de comunicación digital que utilizamos.

Se puede narrar perfectamente cada día, hora e incluso minuto de una relación de pareja sólo atendiendo a mensajes de whatsapp, a las fotografÌas compartidas o a los emoticonos, esas pequeñas imágenes iconográficas infantiloides y estandarizadas que prácticamente toda la población utilizará de aquí a unos años para expresar miedo, alegría, amor, sexo y cualquier tipo de emoción que tenga cabida en estos contenedores tipo. Si no tiene emoticono, esa emoción que te pinza, esa angustia, ese pavor, esa pequeña alegría no suficientemente saturada como para ser representada por una cara amarilla sonriente, no existirá.

Si no lo comunicas, no está existiendo.

Por todo ello, hablar de una relación de pareja mediante capturas de pantalla de un servicio de mensajería es lo más cercano al ahora que podemos alcanzar. Pero a Ángela Losa no le basta con largas cadenas de textos y emoticonos para expresar la riqueza de los gestos, las miradas, las caricias, el sexo húmedo, la saturación, la tristeza, la angustia. Por eso recurre a la fotografÌa, para enriquecer, añadir capas de significados y emociones. Para generar poesía con su propia voz.

Hoy es un hermoso trabajo en proceso, o eso parece, como no puede ser de otra manera cualquier ejercicio que hable del ahora, un ahora fluido, mutable, inestable, impredecible, inabarcable. Por lo menos hasta que dure la batería del móvil.

Ángela Losa
http://angelalosa.com/

1 comentario en “Hoy

Deja un comentario