El título

Al día siguiente, Struth, su cortesía recuperada, y yo caminamos por Dresde y hablamos de su proyecto de fotografiar en lugares de trabajo industrial y científico. Le pregunté si sentía que estaba realizando algún tipo de «declaración» sobre la sociedad con esas fotografías.

— Creo que sí — dijo, pero añadió — Algunas fotografías no muestran lo que estaba pensando. Por ejemplo, cuando fui a Cabo Cañaveral como turista me llamó la atención la sensación del programa espacial como instrumento de poder. Cuando, como estado, demuestras que eres capaz de hacer eso, contribuye al dominio cultural. No me había dado cuenta de eso antes. Pero cuando fui allí a fotografiar vi que era algo que no puedes poner en una fotografía.

— ¿Sientes que necesitas incorporar grandes significados en tu trabajo?

— Bueno, es parte de mi pensamiento. Es algo que me estimula. Tener una narrativa es un incentivo. Si sólo fuera composición y luz y fotos bonitas, podría simplemente fotografiar flores.

— Olvida las flores –le dije — Quedémonos en la fábrica. Porque hay formas muy bellas aquí. ¿No sería suficiente para ti? Si simplemente encontraras composiciones bellas ahí, e hicieras bellas abstracciones fotográficas. ¿Quieres hacer más que eso?

— Sí.

— Estoy intentando sacarte qué es ese más.

— El más es el deseo de fundir, como, ¿cómo podría decirlo? ser una antena receptora de parte de nuestra vida contemporánea y aportar esta energía, poner en partes esta narrativa de expresión visual, una especie de expresión simbólica visual… — Struth luchaba, y se rindió.

Le pregunté si el hecho de que la actividad de SolarWorld tenía que ver con la energía solar era parte de su interés por fotografiar allí.

Me dijo que lo era, y añadió:

— Mi propio balance energético es muy malo, porque vuelo muy a menudo, y conduzco, no puedo decir que sea una buena persona de energía sostenible. Pero casi siempre he votado al Partido Verde, y desde que se fundó siempre pensé que esos temas eran importantes y son un reto fascinante para el mundo.

— ¿Como van a mostrar tus fotos que lo que se produce en SolarWorld es bueno para la humanidad?

— Sólo por el título.

— Así que las fotografías no hablan.

— La fotografía en sí misma es incapaz de mostrar.

Janet Malcolm, Depth of Field: Thomas Struth’s way of seeing, The NewYorker, 26 de Septiembre de 2011

Deja un comentario