Sinfonía en 400 páginas

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio Martínez Xoubanova cierra una trilogía sobre Madrid con su último libro, Un universo pequeño, toda una sinfonía visual que deja constancia de la enorme capacidad de edición de su autor.

Si ya en Casa de Campo Xoubanova hacía uso de la ficción y la fotografía de calle como vehículos para grandes temas como el amor o la muerte, en Un universo pequeño repite herramientas en cuanto al planteamiento, incluso reincide en alguno de esos grandes temas, si bien la magnitud de este último trabajo supera con estruendo la fábula de Casa de Campo para traernos una impresionante composición de múltiples capas desarrolladas en un enorme volumen que ha requerido un generoso esfuerzo por parte de dos pequeñas editoriales, la catalana Ca L´Isidret y la japonesa Rondade, que han apostado por un autor que venía de destacar en el cada vez más inabarcable catálogo de la editorial inglesa MACK.

De lectura aparentemente pesada en un primer contacto, solo hay que coger entre manos sus 400 páginas para tener sudores fríos, a medida que nos dejamos llevar por su calculada narrativa conectamos rápidamente con el sentido del trabajo, mucho más profundo de lo que parece, pese a lo inicialmente anecdótico del tratamiento técnico del tiempo de exposición en relación al tamaño de las imágenes. Tiempo, materia y espacio se alinean en una edición de múltiples lecturas, pero de una coherencia en su conjunto a la que ya nos tiene acotumbrados el autor.

Algo más relajado en cuanto a tensión estética comparado con anteriores trabajos, podemos observar como la perfección compositiva de M-30 o Casa de Campo queda en Un universo pequeño en un pertinente segundo plano para dejar paso a la fluidez de lectura, dejándonos un leve pero consistente poso narrativo que adquiere momentos de una poesía indescriptible cuando se despliegan en varias páginas algunas de las imágenes expuestas más tiempo en el obturador de la cámara.

Quizás Xoubanova no haya compuesto la sinfonía visual perfecta, este libro tiene momentos mejores y peores, pero bien es cierto que un trabajo de estas características, con este despliegue de capacidades, merece unas cuántas lecturas y un espacio en nuestras bibliotecas. Quizás aún no estemos preparados para asimilar todo lo que puede tener Antonio en su cabeza, pero asomándonos a sus libros solo podemos aplaudir y esperar con atención qué nos depara en futuras propuestas.

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Antonio M. Xoubanova, Un universo pequeño, Ca l'Isidret/Rondade,  España/Japón, 2015

Deja un comentario