Mirar al final para empezar

Charles Dickens, en una carta que tengo ahora delante, aludiendo a un examen que hice una vez del mecanismo de «Barnaby Rudge», dice: «Por cierto ¿se da usted cuenta de que Godwin escribió su «Caleb Williams» hacia atrás?» … Nada está tan claro como que todo argumento digno de ese nombre debe elaborarse hasta su desenlace antes de intentar nada con la pluma. Solo con el desenlace constantemente a la vista es como podemos dar a un argumento su indispensable aire de coherencia o causación, haciendo que sus incidentes y especialmente el tono en todos los puntos, se orienten al desarrollo de la intención.

Edgar Allan Poe, La filosofía de la composición, 1845

1 comentario en “Mirar al final para empezar”

Deja un comentario