Con la piel del maestro

 

 Jesse Frohman, Tara, editado  por Brikhauser, Alemania, 2003

 

 

 

 

 

Lo primero que habría que reseñar de este libro-catálogo es su cuidada producción editorial. Un libro de fotografías en blanco y negro, impreso en seis colores. Sus contribuciones literarias, notables, arman un discurso que, teniendo como denominador común el agua, van dando cuenta de algunas cualidades que construyen la modernidad pero también sobre la simbología del agua, su presencia en la vida cotidiana, el drama de su ausencia, la higiene y su historia, los espacios privados asociados al agua, etc (en el texto de Gantenbein se dice: “si quieres entender el agua, tienes que entender el cuerpo”). Pero ojo, esto no es un libro sobre el agua. Es un cuidadoso catalogo de producto: la grifería Tara producida por la empresa Aloys F. Dornbracht, que tiene más de 60 años de antigüedad y que en la actualidad es  también un activo mecenas de proyectos culturales de toda índole entre los que destacan el patrocinio de  exposiciones de artistas tan notables como Rosemarie Trockel, Taryn Simon o Frabizio Plessi, entre otros.

La estructura del libro es acertada. Un primer texto de presentación de Andreas Dornbracht, presidente de la compañía que diseña y produce la grifería Tara, seguido de un texto de Thomas Edelman, que dirige la edición de la publicación y que resume el contenido del libro. A estos dos breves textos (apenas una página cada uno que genera dos dobles) le sigue una doble cuyo único contenido es el nombre del fotógrafo (no, no es ciencia ficción). A continuación, sin ninguna interrupción el trabajo fotográfico de Frohman. Después los textos de los autores que hemos mencionado.

He de reconocer que me acerqué a este libro, que compré en el Rastro de Madrid, sin tener ni idea de quiénes eran estos alemanes ni lo que hacían. Lo que me llamó la atención fue esa sensación de que ya había visto esas fotografías antes. Jesse Frohman es un fotógrafo correcto de estos que entiende bien en qué consiste ser fotógrafo publicitario. Una exigente producción (ante todo) seguida de una capacidad innata para ponerse bajo la batuta del director creativo de turno. Visitando su página web se puede tener una idea cabal de lo que su trabajo como autor da de sí. Uno cree estar viendo a veces a un Bourdin descafeinado o a un Bailey sin sustancia. ¿Pero este libro entonces? Leyendo la reseña biográfica descubrí que Jesse había sido el director adjunto del estudio de Irving Penn durante cinco años. ¡Claro! eran las fotos de Penn leídas por, quizá, uno de sus alumnos más aventajados. Técnicamente impecables y conteniendo aquéllas obsesiones por lo efímero características del Penn autor (y qué mejor que el agua para pasarlas a limpio, en un sentido literal y metafórico).

Y para mí fue una constatación más de lo que la copia de las formas nos puede hacer: parecer que pensamos como el maestro, cuando en realidad nuestro cerebro chorrea. Yo ya lo he avisado.

Tara
Fotografías de Jesse Frohman;
textos de Andrea Branzi, Till Briegleb, Bazon Brock,, Thomas Edelmann, Köbi Gantenbein, John Pawson, Jane Withers.

editado por Birkhauser, 1ª edición, 2003, 258×286 mm; 100 páginas; encuadernación en cartoné forrado en tela con golpe en seco en cubierta; con sobrecubierta; diseñado por Meiré und Meiré; impreso en Alemania por Meinders+Elsterman GmbH&Co. KG
ISBN 3-7643-0634-3

Deja un comentario